¿Llevo en mi vehículo todo lo necesario?

emergencias

Con nuestro coche pueden surgir numerosos percances que comprometen nuestra seguridad. Siempre debemos llamar a la aseguradora para solicitar asistencia en la carretera como solución más recomendable. Pero podemos actuar en algunos casos y resolver el problema por nosotros mismos. Si temenos un kit de emergencia, sobre todo en otoño e invierno nos ahorraremos bastante sustos.

La DGT nos recomienda y los considera obligatorios determinados objetos. En primer lugar,  dos triángulos de señalización  y el chaleco reflectante que deben estar homologados. Ambos son objetos de señalización para incidencias en carretera y avisan al resto de conductores de algún percance acaecido.

También debemos llevar  rueda de repuesto o como mínimo un kit antipinchazos, y por supuestoslas herramientas necesarias para poder sustituir o reparar el neumático en mal estado.

Pero además hay algunos elementos que consideramos de especial importancia y que pasamos a relatar:

Linterna

Es un utensilio realmente útil si tenemos alguna incidencia con nuestro vehículo de noche o en zonas con escasa visibilidad. Ver el problema con claridad nos ayudará a dar un parte más preciso al seguro y podrán ofrecernos una ayuda más efectiva. Lo más recomendable es utilizar una linterna de recarga manual, pero si contamos con una más convencional, no hay que olvidar las pilas de recambio.

Botiquín

En caso de accidente es de gran ayuda contar con un botiquín en el coche que disponga de artículos básicos. Por ejemplo, hablamos de tiritas, vendas, alcohol, gasas y algunos medicamentos como antiinflamatorios o antipiréticos. No obstante, hay que recordar que, en caso de que haya víctimas, lo primero que debemos hacer es señalizar el accidente, después pedir ayuda y, por último, intentar socorrer a los heridos. Esto no quiere decir que ejerzamos de médicos precipitadamente. Si no sabemos cómo proceder, es mejor esperar a los servicios de emergencia.

Pinzas de arranque

Si contamos con esta herramienta en nuestro coche, es posible que ni siquiera necesitemos llamar a la grúa. Únicamente necesitaremos la colaboración de otro vehículo para intentar recargar nuestra batería lo suficiente para, por lo menos, llegar al taller más cercano. Recuerda que aunque haya vuelto a funcionar, podría dejar de hacerlo en cualquier momento, por lo que debes recurrir a los profesionales cuanto antes.

Bridas o pulpos

En el caso de que se te desprenda alguna parte de la carrocería del coche, estas herramientas te servirán para sujetar las piezas hasta que llegues al taller más cercano. De lo contrario, es importante señalar que no podrás circular, ya que podrías comprometer tu seguridad y la de los demás usuarios de la vía.

Líquidos

Si eres de los que solo revisan el coche cuando es estrictamente necesario, te recomendamos que lleves un poco de aceite de motor, anticongelante y líquido de frenos. Mantener los líquidos del coche dentro de los niveles establecidos es fundamental para el buen funcionamiento del coche. Evita correr riesgos innecesarios.

Rasqueta

Esta herramienta es más útil cuando bajan las temperaturas, ya que a veces nuestras lunas pueden presentar placas de hielo que limitan nuestra visibilidad y debemos raspar para quitarlas. Eso sí, debemos procurar hacerlo con cuidado si no queremos rayar el parabrisas.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook
www.tecnicosenautomocion.com